30 rutas senderistas por zaragoza

Una vez que se sale de las amplias avenidas y del calor del asfalto, Zaragoza muestra el esplendor de su naturaleza. Tan solo a unos pasos de las calzadas plagadas de coches existen senderos que te llevan a bordear la capital del Ebro junto a su fauna y su flora zaragoza. Las diferentes sendas que recorren el Canal Imperial a su paso por Zaragoza con siete rutas distintas y los recorridos por Zaragoza que propone ZgzAnda, con 15 rutas, son alternativas para el ocio al aire libre en los alrededores de la ciudad.

El canal atraviesa la ciudad a lo largo de 41 kilómetros. A partir de siete rutas distintas, desde la Agencia de Medio Ambiente han realizado una guía para facilitar al usuario el seguimiento de estos itinerarios y mostrarle todo aquello que puede conocer mientras que camina por la ribera del Canal. En este libro de consulta para el senderista se puede ver toda la información sobre cada uno de los tramos. También puede ser adquirida en el Museo del Puerto Fluvial Pza.

San Brauilio , al precio de 2 euros. Por su parte, Zaragoza Deporte propone unas rutas, 15 en total, para practicar senderismo sin salir de la ciudad. Hay que visitar el castillo de An, uno de los mejor conservados de la zona, ya que mantiene su planta rectangular original.

Es un gran. Al igual que en Ambel, el castillo de An tiene adosada una iglesia de caractersticas similares a las del propio castillo, lo que se explica por haber pertenecido ste a la Orden de San Juan. De esta cerca slo quedan algunos restos, aunque importantes, como la puerta de la Virgen del Ro, de arco apuntado con dovelas escuadradas. Actualmente el castillo es de propiedad particular, pero el patio es accesible.

La villa de An estaba rodeada por una muralla de mampostera, jalonada por torreones rectangu-. Es recomendable llevar buen calzado deportivo y agua. Sendero PR-8 con sealizaciones blancas y amarillas. Comarca del Aranda: La Venta de Malanquilla Ctra. Sagunto - Burgos km T.

Hayedo de Peña Roya - Rutas de senderismo en Zaragoza

Con esta ruta visitaremos los lugares ms recnditos y desconocidos de la cara oculta del Moncayo donde encontramos pequeas y pintorescas localidades como Calcena y Purujosa. De Calcena arranca nuestra excursin, a unos metros de altitud. Buscaremos la parada de autobs situada junto al manantial que abastece de agua a la localidad zaragozana y junto a los restos del bside romnico de la ermita de San Miguel. Aqu arranca el sendero PR.

Enseguida el camino cruza el ro Isuela por un puente del que arranca el sendero PR. Tras pasar al lado de unos corrales, el camino discurre entre muros de piedra que en primavera encontraremos cubiertos por un manto verde a modo de tapiz natural. Remontaremos un pequeo barranco afluente del Isuela.

Despus de cruzar el barranco, los bancales van dejando paso a las carrascas conformando un autntico paisaje mediterrneo. El sendero sigue en fuerte ascenso a la ermita, visible ya en lo alto de la sierra. A la derecha y sin dejar Entre encinas mezcladas con boj sigue ascendiendo el sendero en zig-zag, hacindose ms llevadero hasta que despus de una hora desde el comienzo alcanzamos la ermita de San Cristbal. Una vez arriba, ser un buen momento para sentarnos a descansar y disfrutar con las magnficas El valle del Isuela, la localidad de Calcena, las suaves y onduladas lomas de las montaas del Moncayo y, ms al sur, la Sierra de la Virgen, yacen a nuestros pies.

Podemos regresar a Calcena por el mismo camino que tomamos al subir o hacer nuestro recorrido circular y regresar por otro lugar. Para ello seguiremos la pista para vehculos que sale detrs de la ermita pasando por una balsa que se. Una vez aqu, abandonamos la pista y tomamos un sendero que sigue bajando hacia el lecho seco de un barranco para posteriormente llegar hasta la carretera de Calcena a Oseja que nos llevar de nuevo a la localidad donde comenzamos este interesante recorrido. Adems, es bueno siempre, llevar botas, agua y prismticos.

Oficina Turismo: El pico del Rayo, junto con el de la Nevera, donde se ubica la base militar del ejrcito con su observatorio, es la cota mas elevada de la sierra de Vicor, entre el Valle del Perejiles al sur y el del Gro al norte. Su altitud 1 m permite en das claros vislumbrar el Moncayo, las sierras prepirenaicas y el Pirineo.

Proponemos una de las muchas ascensiones posibles, la que parte del Puerto de Cavero, al sur de la sierra, y sube la ladera sur para pasar a ascender al pico por el norte.

Consigue la guía de rutas de senderismo por Zaragoza

La diferencia climtica es evidente en la vegetacin: La llegada al punto de inicio desde Zaragoza es seguir la A-2 hasta el puerto de Cavero, donde est el segundo desvo a la poblacin de Aluenda el primero lo habremos pasado despus de El Frasno cerca ya de Calatayud. Abandonamos la autova y tomamos la antigua N-II en direccin a dicha localidad. En apenas un kilmetro, cerca del puerto de Cavero, hay un desvo a nuestra derecha que indica Pista de la sierra de Vicor y en otro cartel Aula de la naturaleza 4,6 km. La pista se adentra en el pinar hasta encontrar el Aula de la naturaleza.

Si lo deseamos, podemos dejar ya el coche, aunque la pista contina de frente y alcanza la fuente de Valdepajares, en donde hay un cruce de 3 pistas que ser nuestro punto de arranque. Desde la fuente seguimos la pista hacia el norte y en el cruce que. Vamos ganando altura con rapidez y en una de las curvas, con una buena panormica hacia el valle, en la que destaca la vista de Calatayud, encontramos una escultura del Sagrado Corazn erigida por los senderistas en los aos Continuamos sin prdida entre el frondoso pinar hasta llegar a un collado donde debemos cruzar la carretera militar, de acceso restringido, que sube desde El Frasno, desde el cuartel del Ejrcito del Aire hasta el pico de la Nevera, donde hay radares, repetidores de televisin y un observatorio astrolgico.

Tras franquear la carretera, continuamos entre el bosque por el cada vez ms empinado sendero. Nos acercamos a la vertiente norte de la sierra, donde el bosque es. La pista contina hacia el este por la cara norte de la sierra en la zona conocida como Bicora. Pronto llegamos a un refugio en buen estado, con mesa y bancos tanto en el interior como en el exterior. Las vistas hacia el norte son gloriosas: Continuamos por la misma pista hasta llegar a un segundo refugio, el de la caseta Blanca o del Acebal, y una fuente, en este caso en peor estado.

An se contina durante un tramo ms en ligero descenso hasta donde comienza a clarear el.

Instituto Aragonés de la Juventud

La pista gira hacia el sur para contornear el espoln rocoso que presagia ya el Pico del Rayo; de aqu surge un sendero que, por fuerte pendiente, va conquistando altura hasta las inmediaciones de la cima, enlazando con la pista que viene desde el Pico de la Nevera. Alcanzada nuestra meta, encontramos la caseta del guarda de incendios, el mojn del vrtice geodsico y un buen montn de piedras. Si ms abajo lo eran, en la cima las vistas son espectaculares: El descenso lo haremos igualmen te por la vertiente sur, aunque ahora seguiremos la pista que lleva. Partiendo de Jaraba, junto al balneario de Sicilia, caminamos por la acera que termina al paso de un puente sobre el ro Mesa.

Seguimos siempre en direccin Calmarza y dejamos atrs el Balneario de la Virgen y la planta embotelladora. Al llegar a un meandro del ro y antes de cruzar el puente sobre l, a nuestra izquierda nos sorprender el enriscado santuario que se yergue sobre el final de la Hoz Seca o Caada de Campillo. En la base del mismo una sealizacin nos indica que debemos subir por una amplia pista que nos llevar al otro lado del cortado rocoso. Pronto la dejaremos para introducirnos por una senda en ligero descenso por la paramera, hasta el balcn Mirador de la Dehesa del Mesa.

Se recomienda ir calzado con botas de senderismo, llevar agua y prismticos. Seguiremos la sealizacin de la GR 24 y descenderemos a la carretera junto a un tnel. El regreso lo podemos hacer por la izquierda de la misma, efectuando as un paseo casi circular que nos habr permitido reflexionar sobre el contraste entre la parte alta de la Hoz la paramera esteparia y la frondosidad de la ribera junto al ro.


  1. ZaragozAnda, senderos periurbanos de Zaragoza | Rutas!
  2. sexo gratis para moviles?
  3. PREPIRINEO Y CINCO VILLAS.
  4. gaming vps hosting in india;
  5. quiero conocer hombre para relacion seria?
  6. 30 RUTAS SENDERISTAS POR LA PROVINCIA DE ZARAGOZA (ARAGÓN, ESPAÑA).

La ruta parte del conocido Monasterio de Piedra, para continuar por la carretera en direccin a Cimballa. Pasaremos por un puente y, cerca de un mirador, junto a una ermita, desde donde podemos divisar una bonita panormica del entorno natural del Monasterio cisterciense. En un par de kilmetros divisaremos, a la izquierda de la carretera, unas parideras. Es el llamado Lugar Nuevo, donde debemos dejar el coche. Desde este punto, y siguiendo la direccin de las aguas de la canal de nuestra izquierda, pasaremos junto a unas casas y descenderemos por un camino de cabaera, en direccin al ro.

Una vez all, si vamos en silencio, podremos localizar algunos saltos de agua, como el de La Cava, semioculto en la espesura de la ribera del ro Piedra. Continuamos por el camino agrcola, en direccin a las casas de los trabajadores de la Central Hidroelctrica. Junto a ellas hallaremos una empinada escalera que desciende hacia la central y desde ella podremos admirar la belleza del Salto de la Requijada, en un entorno paradisaco. El desnivel oscila entre positivo y metros negativo.

La altitud varia entre los y metros. Mesones, 4 T. San Mauricio, 4 T. Blbilis Madre Puy, 1 Bajo T. Comenzamos el recorrido en la fuente de Aldehuela de Liestos, que est en la carretera. Una localidad ubicada a orillas del ro Piedra, a metros de altitud, en la que destaca su entorno natural y algunos de sus edificios ms representativos, como la iglesia, del siglo XVII, dedicada a Nuestra Seora de la Asuncin. Adems, en este municipio tambin hay una ermita en honor a Santa Brbara. Seguimos por la senda antes tomada, en direccin a Cimballa para tomar, 1,6 kilmetros despus, un camino a la derecha.

Iniciamos un suave ascenso y en una bifurcacin de caminos, cogemos el de la izquierda. Descendemos para cruzar un barranco y volvemos a ascender por una zona donde crecen los rome-. Al acabar esta subida vemos a la izquierda la pista que debemos seguir a lo largo del recorrido. Iniciamos de nuevo un descenso para alcanzar otro barranco y, tras haberlo cruzado, volvemos a subir para realizar una nueva bajada. En esta zona se ven los campos de labor y pronto pasamos por la caseta de Agustn. Ms adelante, caminamos junto a pinares de repoblacin. Nosotros continuamos siempre por la pista principal.

Ms tarde, la pista hace un giro de 90 a la. Este municipio se encuentra junto al ro Piedra, a metros de altitud. Un paseo por sus calles transporta al turista a tiempos pasados, cuya huella se conserva en su casero y su iglesia, del siglo XVIII, construida en honor a la Presentacin en el Templo. En las afueras del pueblo destaca el manantial de los Ojos de Cimballa, que da vitalidad al ro Piedra y el ro Molino, su principal afluente.

A pocos metros de las piscinas de Almonacid de la Cuba, que dejaremos atrs, hallamos una senda que desciende por la derecha a la Fuente de la Fintiruela y nos introduce en el vergel arbreo en que dominan los almeces aprovechados en otro tiempo para la construccin de horcas. Entre humildes huertas de labor se accede al arroyo de Barcalln por cuyo cauce iremos hasta desembocar en el ro Aguasvivas. Lo vadearemos fcilmente y continuamos por una terraza de esquelticas almendreras. Cuando tenemos a la vista una balsa de riego, cuyo carrizal esconde algunas antidas, se est cerca de las pilastras del viaducto del antiguo ferrocarril de Utrillas que podremos divisar desde el extremo de la balsa que da al cauce del ro.

Dejndolos a nuestra espalda y por el mismo lugar donde fueran sus vas, ahora convertido en camino, llegaremos a Belchite. De vez en cuando podemos acercarnos, con cuidado, para ver el angosto cauce entallado entre las calizas.

Excursiones senderistas por Aragón. Actualizadas a 2017

Cuando el suelo parece descarnarse y se observa la entalladura del ro, si nos asomamos con cuidado al abismo, veremos algunas marmitas y saltos entre los que destaca el de los Chorros. Descendemos rpidamente al cauce, contemplando el bonito salto y poza anterior. Cambiamos de margen para ascender a la casa del Tercn. Continuaremos por un amplio camino que va paralelo a la acequia de Belchite y sus gallipuentes.

Ciclable en su totalidad. Obispo Galindo T. Se cruza la carretera y, por la primera calle de la izquierda salimos a las bodegas, excavadas en la tierra, en direccin hacia el cauce del Moyuela que lame suavemente las hasta hace poco habitadas todava, casas-cueva de Valtierra. A corta distancia hallamos la confluencia de los ros: Seco y Santa Mara y en su cercana la centenaria carrasca de La Bomba. Retomamos el cauce del ro Seco y continuamos por el del Moyuela, que inicia un meandro a su paso bajo el puente de la carretera de Blesa.

Salimos a la calle Capitn Godoy y giramos en direccin a la ermita de San Clemente. La bordeamos y tomamos por la izquierda un camino agrcola que se convierte en balconada sobre la buena huerta que se extiende a nuestros pies, en direccin a Santa Mara, cuyo cauce dibuja una hilera de chopos cabeceros. Tras ellos la hermosa vista de las cuevas de Valtierra una vez ms. Hallamos el molino junto a una granja avcola con dos silos metlicos y regresamos por el mismo Frente a ella, el nevero, recientemente restaurado.

Tomamos el camino que, frente al cruce, desciende por la derecha hacia el Puente Viejo. Aguas abajo admiraremos una pared rocosa que muestra sus jursicos pliegues. Tras el abrevadero de agua para ganado se halla la entrada subterrnea al nevero. Frente a l vadearemos el ro y, en un cuarto de hora, llegaremos a los restos del Molino Bajo.

An es posible reconocer su azud y canales de entrada y salida de agua. En el trayecto, y en la margen contraria, es posible localizar la balsa de otro molino, actualmente desaparecido. Se regresa a la base del nevero y se contina hacia el bonito peirn de Las Almas, que protege y marca la divisoria de caminos en direccin a. Belchite y Azuara. Tomamos el de la derecha y en poco ms de un cuarto de hora se llega al peirn de San Gregorio, que queda a nuestra izquierda. En media hora ms al de La Malena, en las cercanas del Remanao de Agua, el reguero desde el que se encaaba el agua.

En breve se accede a la balsa que origina una fuente natural junto a la ermita de La Malena en el entorno de un pequeo y agradable pinar junto a los restos de un poblado tardorromano que los lugareos llaman el barrio moruno de los Casales de la Malena. Calle Mayor, 1 T. Fonda rubio Avda. Garca Gimnez, 27 T. En Villanueva nos aprovisionaremos de agua en la singular Fuente de la Rueda, en la margen derecha del Huerva, junto a la carretera, en direccin a Belchite, y el bello puente tardomedieval. Por el camino del calvario, detrs de las tres cruces, tomamos el sendero que nos lleva a la ermita de San Vicente, que se yergue sobre el cerro del mismo nombre, desde donde se muestra una bella panormica de la localidad y del Huerva, que proporciona su agua a los cuidados hortales.

Frente a nosotros el bello pinar autctono y en la lejana la silueta recortada de un cerro testigo, el de San Pablo. Se contina por un amplio camino y se pasa junto a una posicin estratgica a nuestra izquierda antes de llegar a la carretera de Fuendetodos-Belchite. Se sigue por ella cerca de medio kilmetro.

Un amplio camino a la izquierda da acceso a una granja La Venta. Tras ella se puede contemplar una imponente nevera. Continuando en la misma direccin, se inicia un descenso hacia la izquierda y se toma el segundo cruce a la derecha hacia el majestuoso y singular pino carrasco conocido como Pino Pindera. Desde aqu podemos regresar directamente a Villanueva o bien por el llano tomar la direccin del camino del Manadero y asomarnos desde el borde de la garganta a una panormica sobre el Huerva que esconde el Molino Viejo.

Descendemos hacia la pasarela sobre el ro, pasamos junto al molino y subimos a la carretera de Muel, que tomaremos por nuestra izquierda para regresar a la localidad. Si la temporada ha sido lluviosa o ha llovido recientemente podremos encontrarnos algunas pozas con agua, por lo que debemos ir preparados para ello con el equipo necesario. No ir solo, en cuyo caso dejar dicho dnde se va y la hora prevista de regreso. Ir preparado por si las pozas todava contienen agua.

Abstenerse de su recorrido en das de lluvia y abandonarlo en caso de tormenta. Accediendo desde Paniza y una vez llegados a Aladrn, en la curva de entrada a la localidad, se toma un camino que desciende por la izquierda de la carretera, en direccin al barranco, casi siempre seco, que da nombre a la localidad. Tras cruzarlo se contina entre campos de cultivo por su margen derecha al principio, vadendolo en alguna ocasin. Cuando el camino que llevamos inicia un giro ascendente a la derecha lo abandonamos.

Cruzamos una acequia en direccin a una pequea caseta junto a un nogal y un campo abandonado y de imagen surrealista, pues est vallado con decenas de somieres de camas. Este es el punto de entrada al barranco de Valhondo. Al final del itinerario las verticales paredes del estrecho llegan a poder tocarse con los brazos abiertos. La mayor parte del itinerario se hace junto al seco y pedregoso lecho del barranco.

En las pequeas terrazas laterales la aliaga, jara, tomillo, romero y lino blanco proporcionan el colorido primaveral junto al espino albar majuelo , algn arce de Montpellier, sabina y carrasca. Bodega grandes vinos y viedos Ctra. Valencia, km. En Villafeliche nos dirigimos hacia la vega bajando por la primera calle de la derecha desde el Ayuntamiento. Hallamos una seal informativa que nos orienta en el camino que sigue paralelo al ro.

Cruzamos un barranco que atraviesa el pueblo. Termina el camino comentado junto a una ermita donde nuevamente las seales nos indican la direccin a seguir, ahora en medio de buenos frutales hasta llegar a la zona donde quienes se acercan en coche deben aparcarlo. Pasamos por el puente junto al antiguo molino harinero y hallamos un panel informativo que nos introduce en el origen de los molinos de plvora de las Reales Fbricas.

Nuestro itinerario contina aguas arriba, pasando bajo la antigua lnea frrea Calatayud-CaminrealValencia y pronto se torna en una pequea senda desde la que se adivina el molino de plvora restaurado. Una vez en l podremos entrar en su interior si hemos solicitado la correspondiente llave.

Hallaremos la reconstruccin de las principales piezas y paneles didcticos sobre la importancia del valle, la fabricacin de la plvora y los avatares sufridos por esta in An podremos continuar por la senda que traamos e introducirnos en el valle que, poco a poco, se va estrechando y deja en su lecho buenas terrazas bien configuradas que proporcionan sabrosa fruta. El regreso lo haremos por el mismo lugar y, si an nos queda tiempo, podremos pasear por la localidad y ascender por el camino del Calvario.

La ruta termina serpenteando el cerro durante un kilmetro de fuerte desnivel, pero con el placer de admirar una bonita vista panormica de Villafeliche. Si se realiza andando se emplear hora y media, ms lo que cueste el regreso. Evitar las horas centrales del verano en la ascensin al Castellet.

Este itinerario sigue un tpico Va Crucis. Tambin es posible accederse desde el puente sobre el Matarraa siguiendo una pista paralela al ro. Junto a la ermita existe un rea recreativa y un interesante bosque de pinos pioneros. Por la izquierda seguimos metros y cuando estemos en frente de la ermita tomaremos un camino a la derecha que, en moderada pendiente, remonta el escarpe hasta. Merece la pena acercarse al punto donde se juntan los dos ros, caminar un poco por las gravas, ver los cantos rodados y las mimbreras. Es fcil, segn pocas, observar garzas reales, lavanderas y andarros. Seguiremos por la pista que remonta el ro Algs hasta un puente.

Ya en la otra margen, continuamos paralelos al ro, pero en el sentido de la corriente. A los metros la pista se bifurca. Si esta-. Nos servir de referencia un tendido elctrico. Si vamos en coche, la pista se interna por el barranco de Villalba. Una vez alcanzada la divisoria, se gira a la izquierda en un cruce de pistas y, recorrido un kilmetro, aparece un monumento. All se toma la pista de la izquierda, que nos llevar hasta el cruce antes mencionado, junto al tendido elctrico.

Desde el cruce se toma otra vez la pista de la izquierda, no apta para vehculos. Se va siguiendo la divisoria hasta que se alcanza el Castellet. Si se nos ha acabado la pista y no hemos visto el torren, no nos preocupemos, lo tendremos a nuestra espalda, en medio de un denso pinar. Esta torre forma parte de un conjunto de torres pticas que se construyeron con ocasin de la tercera Guerra Carlista. Las vistas de la confluencia del Algs y el Matarraa son estupendas, sobre todo por la maana.

Visitarlas nos llevar como mnimo una hora. Ms an, es recomendable visitarlas en diferentes momentos, para ver su paisaje cambiante. Constitucin n 16 T. Si se llega desde Escatrn por la A, en direccin a Caspe, pasado el cartel de Comarca de Caspe, doscientos metros despus del poste kilomtrico 40, tomaremos una pista que sale a la derecha. Siguindola durante un kilmetro y medio, aparece un cruce, justo bajo una lnea de alta tensin. Desde all mismo ya se ve la Salada Grande, a la que se accede por la pista de la derecha. Si se llega desde Chiprana o Caspe, hay que desviarse a la izquierda una vez cruzado un puente, un entrante del embalse de Mequinenza.

Tras recorrer tres kilmetros, se llega al cruce antes mencionado, bajo la lnea de alta tensin. Una vez ya en el lugar a visitar es recomendable acudir primero a la laguna principal, o Salada de Chiprana, que presenta una extensin de 32 hectreas de superficie y un contorno irregular, debido a la presencia de paleocanales de areniscas que crean islotes y pennsulas alargadas. Es mejor dejar el coche cuanto antes, y seguir andando, evitando as molestar a las aves, a la par que se percibe mejor este entorno de gran belleza.

Los senderos de Zaragoza

A diferencia del resto de las saladas de la cuenca del Ebro, la de Chiprana nunca se seca, gracias Su profundidad supera los 5 metros, y su salinidad casi duplica la del mar. En su fondo se han desarrollado unos tapetes microbianos que albergan en su interior primitivas formas de vida, semejantes a las que surgieron en la tierra hace 3. Entre las aves observables destaca el tarro blanco, adems de nades, patos colorado y cuchara , gaviotas reidoras, cigeas, etc. Conforme vayamos bordeando la laguna, nos sorprendern las playas de limos que, segn las esta61 Luego cruzaremos un pequeo cauce que procede de otra laguna: La Salada de Roces, de tres hectreas de superficie.

Unos metros ms adelante aparece a la derecha el tercer humedal, colmatado y cubierto por un carrizo: Las mejores panormicas de la Salada de Chiprana se obtienen desde los cerros situados al suroeste, prximos a la va del tren. Se accede fcilmente a ellos siguiendo un camino. Comenzaremos el recorrido en Caspe y, desde ah, tomaremos la carretera A, en direccin a Maella. Ms adelante cogeremos hacia la derecha un camino asfaltado. De nuevo, antes de llevar un un kilmetro andando por ese camino, nos desviaremos hacia la Val de Zal, y ah podremos ver un antiguo molino.

Continuaremos por la pista hasta alcanzar la orilla del ro Guadalope. Espaa, 1 T. Pablo Gargallo T. Aunque, hay que tener buena forma fsica, porque las subidas son importantes. Ahora caminaremos paralelos al ro, disfrutando de sus sotos. Despus, llegaremos al puente y cinglo de Masatrigos. Posteriormente, giraremos a la izquierda y nos separaremos un poco del ro. Llegaremos a un horno de vidrio.

Una vez que lo hayamos visitado, seguiremos en ascenso y alcanzaremos el cinglo de Miraflores. La pista ahora est asfaltada y la seguimos hasta llegar a una parada de autobs.

Ah tomaremos la pista de la izquierda asfaltada, pasaremos una acequia y poco despus nos desviaremos a la izquierda para lle-. En total, habremos recorrido una distancia de 13,9 kilmetros, con un desnivel positivo acumulado de metros, siendo el negativo de metros. La altitud mxima es de metros y la mnima de metros.

Sstago Monasterio de Rueda Ctra. Sstago Escatrn, km 9 T. Iniciamos el recorrido en Sstago y nos dirigimos al puente sobre el ro Ebro. Desde ah, un cartel indica cmo llegar a la Virgen de Montler por una agradable senda trazada paralela al ro. Una vez visitada la ermita, alcanzaremos Sstago por una pista asfaltada que llega hasta la carretera A Por este camino podremos llegar al mirador de los Meandros y a la torre viga del Tambor, hasta alcanzar otra vez la localidad de Sstago.

Esta ruta, de 6,93 kilmetros, adems de ser muy agradable, nos permite descubrir un emplazamiento que es muy apreciado por los vecinos de Sstago, ya que la ermita de la Virgen de Montler cuenta con una bonita historia. As, los condes de Sstago recibieron el encargo de edificar un Santuario dedicado al culto y veneracin de la Santsima Virgen. Al poco tiempo se present un venerable penitente, de noble linaje. Se llamaba Juan Leer, quien llevaba una vida de ejemplar penitencia. Se ocultaba en una cueva, en donde haca oracin, hasta ella acudan las almas que buscaban consuelo.

Tal fue su fama que un buen da, por voluntad propia y buscando paz, se traslad a los montes donde actualmente est el santuario. As comenz a El paso en barca solo funciona el da 8 de mayo y el ltimo domingo de septiembre, coincidiendo con la romera a la ermita. Logroo, T. Accederemos a Torres de Berrelln desde la autova de Logroo. Cruzaremos el casco urbano y seguiremos por una pista que sale al norte de la localidad. Desde all, hasta el cauce del Ebro, hay dos kilmetros.

Antes de cruzar el pontn sobre el Ebro es fcil que tengamos que esperar turno; aprovecharemos para observar su funcionamiento. Se trata de una gran barca con una plataforma encima que tiene dos rampas abatibles. Mientras cruza se mantiene en todo momento paralela a la corriente. Hay dos sirgas que cruzan el cauce del Ebro.

La primera es sobre la que se desliza la barca, la segunda, es de seguridad. El barquero va moviendo la barca de una orilla a otra ayudndose de unas sirgas auxiliares que mueve, al tirar, la barca avanza. Es difcil de explicarlo, pero funciona. Al llegar a la orilla se abate la rampa y ya hemos cruzado. All se inicia una pista que cruza unos campos. Luego gira a la izquierda y comienza la ascensin al escarpe. Hay tramos bastante pendientes, por lo que hay que tomrselo con calma.

Cuando estaAmos bastante arriba hay un pequeo portillo donde la pista. Una vez arriba es recomendable subir al punto ms alto del escarpe, que dista apenas cinco minutos. Desde arriba, como ya se ha comentado antes, las vistas son espectaculares. De bajada no hay que dejar de visitar las ruinas del castillo.

Para ello, justo antes del portillo, tomaremos una senda a la derecha y en unos diez minutos llegaremos. Tomemos precauciones si visitamos el interior de la fortaleza, ya que el escarpe es muy vertical; tiene cien metros de altura. Este castillo se construy en el ao , cuando reinaba Sancho Ramrez. Posea una iglesia que se conserv hasta hace unos aos, momento en el que la accin erosiva del Ebro provoc el desmoronamiento de parte del escarpe, perdindose la imagen de la Virgen del Castellar.

Si embargo, sta se encontr aos ms tarde en el agua, por lo que se decidi levantar la ermita, eso s, un poco ms alejada del precipicio. Parte en coche de la poblacin de Perdiguera A por la pista que sale hacia el este y se dirige hacia la Sierra de Alcubierre, dejando a mano derecha las balsas de las Luengas, primero y la del Pozo, despus, para ascender levemente hasta alcanzar el Collado del Maestro y luego entrar llaneando en la zona conocida como El Estrecho.

En un cruce de caminos, a unos metros de altitud, dejamos el coche y pasando el camino de la derecha, que nos conduce al Monte Oscuro metros , tomaremos el de la izquierda, que se dirige hacia el. El Saso, Andador 4 T. El camino va ganando altura,mientras atravesamos de la provincia de Zaragoza, trmino de Perdiguera, a la oscense, trmino de Alcubierre, como denotan los mojones de Monte de Utilidad Pblica MUP que encontramos. Este fue en su da el refugio del mtico Bandido Cucaracha, como denotan varios toponmicos que encontramos Cucaracha, Mata de Cucaracha, etc.

Barranco de Camilo, y lo dejamos descender mientras que nosotros tomamos el ramal que se nos ofrece a la derecha, hacia la ermita, con una estupenda vista de las mayores alturas de las Sierra, el Monte Oscuro y San Caprasio tambin metros. Adems, este emplazamiento ofrece la oportunidad de observar las diferencias de vegetacin en la cara norte, con sus bosques de pino carrasco y sabinares de sabina albar; as como la cara sur, ms seca, donde la vegetacin es de matorral de tipo mediterrneo y cardos. Contemplando bellos ejemplares de sabina albar pasamos a los Corrales de Guara, en un alto a la derecha, para conectar en un centenar de metros con el mejor sealizado GR Sendero Mariano.

La vegetacin est representada por pinares de pino carrasco, con ejemplares de quejigos y carrascas, donde quiz podamos observar el pito real o la chova piquirroja. Tras pasar junto a la Balsa Cimacorva alcanzamos la ermita de San Caprasio, tambin conocida como de San Garapasio, donde paramos a reponer fuerzas y disfrutamos de la vista. Se ofrece la alternativa de bajar por un sendero la ladera hasta el roquedo arcilloso donde se encuentran las cuevas-eremitorios excavadas por los miembros de la Comunidad Religiosa Hermanos de Jess, unos curiosos lugares de naturaleza y fe.

El retorno al coche lo haremos por el mismo camino. Tambin son muy recomendados los prismticos. Reina Sofa 1 T. Mesn Las Calas Ctra. Valencia N 29 T. En Mara de Huerva podemos tomar, a pie o en coche, una estrecha pista que parte del polgono industrial y asciende zigzagueante por las empinadas laderas de arcilla y yeso. Tras pasar un pequeo collado nos topamos de lleno con un viejo vertedero sellado que ocupa el tramo inferior del barranco de Las Almunias. A partir de este punto podemos continuar andando por el fondo del propio barranco, o por la misma pista hasta alcanzar la cima horizontal de las Planas de Mara y Zaragoza.

Desde este punto, podremos contemplar al norte magnficas vistas de los agrestes barrancos y vales que descienden hasta Zaragoza, con la tpica vegetacin en piel de leopardo, los aljezares de tomillo y otras plantas amantes del yeso. Las laderas ms escarpadas y umbras estn pobladas en su tramo superior por pinares carrascos salpicados de encina, coscoja, sabina y romero, con una rica avifauna forestal y algunas de las rapaces ms emblemticas, como el bho y el guila real. En la superficie de la Plana se ha realizado tradicionalmente una agricultura de secano extensivo, alternando baldos y barbechos con parcelas en cultivo de trigo y cebada.

Tambin es frecuentada. Adems este ambiente es idneo para las nutridas poblaciones de calandrias, cogujadas, terreras, pardillos, gangas, ortegas, rocines y aguiluchos cenizos, aunque la reciente instalacin de cientos de aerogeneradores ha transformado la fisonoma y tranquilidad de este paraje. Salimos desde Alagn por el camino que nos lleva al cementerio. Continuamos por la pista asfaltada hasta llegar a la torrecilla de El Caracol y siguiendo por ella, llegaremos al paraje donde se encuentra el acueducto del ro Jaln.

Marchando por la derecha y bordeando el canal, podremos pasar por uno de los ojos del acueducto. Posteriormente, nos dirigiremos por las pistas que conducen definitivamente a la localidad de Grisn, visible desde este punto. Una vez en este municipio, y tras haber pasado numerosos campos de cultivo y de frutales, especialmente manzanos, podemos apreciar algunos de los atractivos de esta localidad, entre ellos el lavadero municipal, testigo de tiempos pasados, igual que la iglesia de San Martn siglo XVI , la ermita de San Miguel siglo XVIII o el edificio del Ayuntamiento aos En las proximidades, adems, se hallan las instalaciones del antiguo puerto, que vivieron un interesante resurgir durante la posguerra cuando el canal recuper parte de su capacidad para el transporte de mercancas, beneficiando de este modo a la industria remolachera.

El acueducto del Jaln, fue un proyecto de Ramn de Pignate-. Para ello se levantaron dos enormes muros de mampostera, que le otorgan el sobrenombre de murallas de Gri-. A lo largo de este corto recorrido a pie podemos disfrutar de la visita a una zona poco conocida dentro de la Reserva Natural de los Galachos del Ebro: Ms adelante, llegamos a una pista que discurre por el lmite del frondoso soto del Francs. La pista, tras atravesar una playa de gravas, se aleja del soto y gira a la izquierda.

Poco a poco nos vamos situando encima del escarpe desde donde podemos disfrutar de unas bonitas vistas. Continuando por la pista llegamos al punto de inicio. En coche, para acceder al punto de inicio de la excursin elegimos el primer desvo despus de pasar el barrio de La Cartuja, que conduce a la depuradora de La Cartuja. En una segunda rotonda, tomamos el camino de la derecha y cuando llegamos a un cruce, giramos a la derecha hasta llegar a una explanada.